Urabá: terrorífico ejemplo de acumulación por desposesión en Colombia

El desolador diagnóstico del reputado sociólogo urbano, geógrafo e historiador social inglés, David Harvey, en el sentido de que Colombia constituye el terrorífico ejemplo de “acumulación por desposesión” en Suramérica, es ratificado y convalidado cuantitativa y cualitativamente por el Informe La sombra oscura del banano en Urabá: conflicto armado y el rol del empresariado que las organizaciones defensoras de derechos humanos, Fundación Cultura Democrática (FUCUDE) y Opción Legal hicieron entrega durante una sesión virtual a la Comisión del Esclarecimiento de la Verdad (CEV), este lunes 30 de noviembre.

La minuciosa investigación que contribuye a la verdad histórica da cuenta de los horrores cometidos de manera coordinada en la región antioqueña de Urabá en la década de los años 80 por parte de empresarios bananeros, ganaderos y palmeros con la activa participación de la transnacional estadounidense Chiquita Brands, la antigua United Fruit Company, de ingrata recordación en Colombia por ser la protagonista principal en la masacre de las bananeras de 1928, con el objetivo de desarrollar todo un plan sistemático de exterminio criminal de dirigentes sindicales y actores políticos locales para lograr el despojo de tierras.

El caso de violencia por despojo de esta región del noroccidente antioqueño, documentado de manera detallada por este Informe confirma la apreciación de Harvey en el sentido de que “en Suramérica, Colombia es un caso patético de las consecuencias nefastas del modelo neoliberal”.

En efecto, según Harvey, “la historia de Colombia es terrible porque es un claro ejemplo de acumulación por desposesión, pues los gobiernos de este país andino han entregado el territorio a las transnacionales para su explotación, las cuales a su vez son protegidas por el ejército y cuentan con todas las garantías y gabelas del Estado”. De esta manera, se desarrolla el presupuesto neoliberal de mercantilización y privatización de la tierra, expulsión violenta de campesinos y la transformación de los derechos comunes en derechos privados.

Además, como lo reseña el Informe, una de las paradojas de Urabá es que, “siendo una región conocida en el ámbito nacional e internacional por su industria bananera se haya convertido, desde los años ochenta, en escenario de actividades del narcotráfico, el más ilegal de los negocios, y continúe siéndolo hoy con organizaciones delicuenciales como el Clan del Golfo. Y que ese empresariado formalizado haya apoyado y financiado en cierto momento, de manera individual y también de manera corporativa, a grupos armados irregulares como las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC)”.

Acto virtual de presentación de La sombra oscura del banano en Urabá

Durante el desarrollo de la sesión virtual de entrega del informe participaron los directivos tanto de FUCUDE, Neila Hernández Vásquez y Álvaro Villaraga Sarmiento,como de Opción Legal, Raúl Hernández Rodríguez, así como también los coautores de la investigación.

El contenido del informe se estructura siguiendo una secuencia cronológica general; analizando antecedentes de décadas pasadas, pero focalizando la atención y el análisis en la fase más crucial de conflicto armado y violencia generalizada de la región de Urabá entre la década del noventa y el primer lustro del dos mil. En este periodo el trabajo muestra la manera como los distintos actores armados hicieron presencia y utilizaron la violencia contra la población. La aparición del Ejército Popular de Liberación (EPL), desde finales de la década de 1960 hasta 1991; las FARC-EP, desde 1970 hasta su desmovilización en 2016; y luego la incursión paramilitar, con las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU) y las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) entre 1990 y 2000.

De esta manera se convirtió a esta importante región antioqueña en un lugar de “asentamiento de actores armados del conflicto interno de distinto orden, de mixturas entre la legalidad y la ilegalidad y teatro de las dinámicas de guerra”.

La apertura de la sesión estuvo a cargo de la directora de FUCUDE, Neila Hernández, quien esbozó el alcance del informe y el interés de esta organización activista de derechos humanos por contribuir al esclarecimiento de la verdad de dolorosos episodios del conflicto armado colombiano. Por ello, agregó, en días pasados también esta institución hizo entrega a la Comisión de la Verdad del informe Del olvido a la esperanza quedetallala masacre perpetrada por las Farc, el 23 de enero de 1994 en el barrio obrero La Chinita del municipio de Apartadó, la cual cobró la vida de 35 personas.

Luego, intervino Raúl Hernández de la Corporación Opción Legal, quien hizo énfasis en que aún hoy los pobladores de la zona de Urabá siguen asumiendo las consecuencias sicosociales como consecuencia de esa herencia macabra de terror, despojo y muerte.

Por su parte, Álvaro Villarraga Sarmiento, directivo de FUCUDE y quien lideró la elaboración del informe, llamó la atención por la falta de interés del Estado colombiano para atender a las víctimas de la tragedia humanitaria de esta región antioqueña. Es más, dijo que el Estado pretende eludir su responsabilidad, pues se ha mostrado ausente en los procesos de paz que se dieron en los años 80 y 90 y se resiste a la implementación del Acuerdo de La Habana suscrito en 2016.

También participaron las lectoras del Informe, Natalia Castro Soler y Valeria Cabrera, quienes señalaron que el real interés de los empresarios agroindustriales y la transnacional estadounidense Chiquita Brands era el despojo de tierras a través de un sinnúmero de presiones indebidas, amenazas, homicidios, y acciones de terror para obtener los títulos de propiedad a través de falsas firmas.

Relataron brevemente el fenómeno de persecución y estigmatización de los líderes sindicales, quienes en su gran mayoría debieron pasar a la clandestinidad.

Hicieron énfasis en que sin las alianzas criminales con el empresariado de Urabá, el paramilitarismo no hubiera logrado su expansión a nivel nacional.

Igualmente, destacaron el rol criminal de Chiquita Brands que durante seis años repartió 1.7 millones de dólares a las organizaciones paramilitares, con la autorización expresa de la casa matriz, localizada en la ciudad estadounidense de Cincinnati.

Además, consideraron que ha sido vital la participación de los terceros civiles en la comisión de crímenes y delitos de lesa humanidad en el transcurso del conflicto armado colombiano, como queda evidenciado con el caso de Urabá.

Entre tanto, los prologuistas del Informe, Germán Valencia y Carlos Miguel Ortiz, señalaron la relación capital y coerción que se dio en el Urabá por parte de actores multifuncionales como el empresariado y agentes del Estado. Relievaron, al mismo tiempo, la contribución de la investigación en el sentido de que arma el rompecabezas del contexto regional, la diversidad de los actores violentos y la importancia de centralizar la atención en las víctimas.

Finalmente, intervino la abogada estadounidense Kelsey Jost-Creegan de la Earth Rights International, una organización que se hizo parte en el proceso penal en 2007 contra Chiquita Brands en defensa de las víctimas.

La abogada puntualizó que la transnacional norteamericana ha reconocido su responsabilidad en haber financiado estructuras paramilitares en Colombia y confió en que la justicia estadounidense termine condenando a esta empresa y a sus directivos implicados.

En representación de la Comisión de la Verdad, intervino su directivo Alejandro Valencia Villa, quien agradeció a FUCUDE y a Opción Legal la contribución en memoria con la elaboración de esta pormenorizada investigación.

Descarga del informe

Para descargar el informe en archivo PDF ingresar al siguiente enlace:

La sombra oscura del banano en Urabá: conflicto armado y el rol del empresariado

Transmisión virtual de entrega del Informe

Las diversas intervenciones durante la presentación virtual del Informe por parte de FUCUDE y Opción Legal a la Comisión de la Verdad, en el siguiente video:

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*